QuickMenu Save Document Mi título
Club de Fútbol Femenino Maritim - EQUIPAMIENTO
  PRESENTACION
  NOVEDADES DE LA WEB
  CONTENIDOS PARA USUARIOS
  REGISTRO
  USUARIOS
  EL CLUB - NOTICIAS
  INSTALACIONES
  RESULTADOS
  GALERIA DE IMAGENES
  REGLAMENTOS
  TECNICAS Y TRUCOS DEL FUTBOL
  HUMOR
  JUEGOS
  MUSICA DEPORTIVA
  WEB CAM VALENCIA
  LA LIGA
  RADIOS
  1064 RECETAS DE COCINA
  TACTICAS
  UTILIDADES PARA ESTUDIANTES
  UTILIDADES
  HOROSCOPO
  EL TIEMPO
  Encuestas
  CALENDARIO
  NOTICIAS DEL DIA
  BUSCADOR GOOGLE MARITIM
  MESSENGER WEB
  TECNICAS Y GUIA DE SUPERVIVENCIA
  VIDEOS DEL MARITIM
  VIDEOS DE PARTIDOS
  BIBLIOTECA
  CURSO DE ENTRENADOR
  ENLACES
  PPS
  GUIA DEL OCIO
  MITOLOGIA
  VIDEOS CURIOSOS DE FULTBOL FEMENINO
  TELEVISION
  MANTENIMIENTO DEL ORDENADOR
  CURSOS , TRUCOS Y TUTORIALES
  ENTRETENIMIENTO
  TEST
  CARTOGRAFIA
  AUTOESCUELA VIRTUAL
  MASAJES
  UNA HUERTA EN EL BALCON
  PLANTAS MEDICINALES

 

 
 
Equipamiento de los jugadores
 
Por cuestiones de seguridad, los jugadores no podrán llevar elementos que puedan resultar peligrosos para ellos mismos o para los demás. Todo tipo de joyería esta prohibido durante un partido, incluso si las mismas están cubiertas por algún tipo de cinta adhesiva. Ciertos protectores de cabeza, rodilla o lentes de material blando están permitidos por no ser considerados peligrosos.

Cada jugador deberá tener las siguientes prendas y objetos en su indumentaria:
  • Camiseta o jersey con mangas (Cortas o largas)
  • Canilleras o espinilleras
  • Calzados con tacos
  • Pantaloneta (corta)
  • Medias largas
Las camisetas de ambos equipos y las de los dos guardametas deberán tener diferencias para evitar la confusión de los jugadores y los árbitros. El capitán de cada equipo deberá tener una banda en uno de sus brazos para diferenciarlo de los demás jugadores.

Previo al inicio de cada partido, los árbitros deberán verificar que los jugadores cumplan con el reglamento de equipamiento. Si durante el desarrollo del partido, el árbitro nota algún incumplimiento de las reglas, esperará a una interrupción del juego para indicarle a el o los jugadores que se retiren del campo de juego. Cuando el jugador haya hecho los cambios requeridos, el árbitro verificará los cambios durante una interrupción, y si están dentro de lo permitido dejará volver al jugador.


Equipamiento básico
La Regla 4 establece un equipamiento básico que todos los jugadores deben usar. Se especifican cinco objetos: camiseta (también llamada camisa, casaca o remera), pantalones cortos (o shorts), medias (o calcetines), calzado y canilleras (o espinilleras).
 
Aunque la mayoría de los jugadores usan un tipo de calzado específico denominado, entre otras maneras, «botas de fútbol», las reglas no especifican que sean requeridas.
 
Las camisetas deben tener mangas y los guardametas deben vestir unas que se distingan fácilmente de las de los demás jugadores y árbitros. La única restricción del equipamiento definida en las reglas indica que los jugadores «no utilizarán ningún equipamiento ni llevarán ningún objeto que sea peligroso para ellos mismos o para los demás jugadores».
 


 
En caso que algún jugador infrinja alguno de los puntos de esta regla durante el partido, el árbitro ordenará al infractor que abandone el terreno de juego para poner en orden su equipamiento. Una vez que el juez se cerciore de que el equipamiento se encuentre en un estado apto para el juego, el futbolista podrá volver a ingresar al campo.
 
 
Las camisetas se hacen normalmente de un tejido de poliéster que no aísla el sudor o el calor corporal de la misma manera en la que lo hace una camiseta hecha de fibra natural.
 
La mayoría de los clubes profesionales tienen logos de patrocinadores en el frente de su camiseta, lo que puede generar importantes ingresos, mientras que algunos también ofrecen a sus patrocinadores la oportunidad de ubicar su logo en la espalda y mangas.
 
Dependiendo de las reglas locales, puede haber restricciones sobre el tamaño de estos logos o incluso qué logos pueden mostrarse. Algunas competiciones como la liga española de fútbol o la Liga de Campeones de la UEFA también pueden requerir que los jugadores lleven un parche en la manga mostrando el logo de la competición.

El número del jugador se estampa normalmente en la parte trasera de la camiseta, aunque algunas selecciones nacionales también lo estampan más pequeño en el frente.

También, muchos clubes profesionales y selecciones imprimen el apellido, nombre o sobrenombre del jugador sobre su número, el cual debe poder distinguirse fácilmente del resto del diseño de la camiseta, usando otro color o dejando un margen.

El mismo también debe tener una altura entre 25 y 35 cm y debe poder verse completamente cuando la camiseta esté dentro del pantalón.
 
Usualmente se le pide a los capitanes de cada equipo que usen una banda elástica sobre la manga izquierda, conocida como brazalete de capitán para poder identificarse.
 
Botas
 
La mayoría de los jugadores se calzan botas de fútbol, que pueden estar hechas de cuero o de materiales sintéticos como el poliuretano.
 


 
 
Las botas modernas están ligeramente cortadas bajo los tobillos, en contraposición a las altas botas de décadas pasadas, y tienen taponeso tacos insertados en las suelas. Estos pueden ser parte fija de la suela, pero también existen versiones en los que se pueden retirar con un destornillador.
 
Existen muchos tipos de tacos o tapones, y su cantidad y distribución debe amoldarse a las características del terreno.

Como regla general, a mayor número de tacos, menor adherencia y por tanto menor posibilidad de sufrir una lesión en terrenos blandos.
 
La distribución adecuada de los mismos entre el talón y el resto del pie es de vital importancia para evitar torceduras o lesiones en las rodillas o tobillos durante la rotación del pie mientras éste se encuentra enclavado en el terreno.
 
Del mismo modo, las suelas, hechas principalmente de caucho o poliuretano, pueden variar en su rigidez de una bota a otra, puesto que se prefieren suelas más blandas en terrenos lodosos.
 
Algunas botas modernas se caracterizan por tener diseños desarrollados científicamente, además de innovaciones como bolsillos de aire en las suelas y tapones más afilados; pero estos modelos fueron sujeto de controversias dado que muchos entrenadores los acusaron de favorecer las lesiones tanto de jugadores opuestos como de quien los porta.

Algunos jugadores eligen usar deliberadamente botas ligeramente más pequeñas que las correspondiente a su talle, puesto que afirman sentir que esto aumenta su control de la pelota. Sin embargo, esta práctica también puede generar lesiones.
 
Las reglas no especifican alguna restricción sobre el color del calzado, por lo que —aunque a lo largo de la historia predominó el uso del negro o colores oscuros— varios fabricantes, como la empresa estadounidense Nike, lanzaron al mercado botas doradas, blancas, rojas, amarillas, verdes e incluso rosadas.
 
Como componente básico del equipamiento, el uso de calzado es obligatorio. Sin embargo, existen importantes anécdotas sobre jugadores que no las usaron. En la Copa Mundial de fútbol de 1938, el delantero brasileño Leônidas da Silva marcó un gol estando descalzo. Una de sus botas se había descosido, por lo que el jugador, mientras el utilero la reparaba, se quitó la restante y saltó al campo, marcando un gol. El árbitro no había notado que le faltaban las botas, pues los pies del jugador estaban cubiertos de barro. Cuando se dio cuenta, le ordenó calzarse.
 
En la actualidad, sólo se concedería el gol en caso de pérdida accidental del calzado.
 
Por otro lado, la selección de fútbol de la India renunció a participar en el Mundial de 1950 porque la FIFA prohibió jugar descalzos a los futbolistas.
 
Muchos fabricantes de botas tienen contratos comerciales firmados con distintos futbolistas profesionales, quienes a cambio de una prestación monetaria y un diseño personalizado exhiben exclusivamente las botas de la marca en cuestión.
 
En algunos casos, estos contratos estipulan el uso de la bota antes de que la misma salga al mercado, o se incluye la serigrafía del nombre del jugador o su dorsal en algún sector.

 
Pantalones, canilleras y medias
 
Los pantalones deben ser cortos, y en la práctica actual se llevan por encima de la rodilla.


 

Los guardametas pueden optar por vestir pantalones largos en vez de cortos.
 
También se debe incluir el número del jugador en la parte frontal del pantalón, ya sea en la pierna izquierda o en la derecha y el mismo debe tener entre 10 y 15 cm.
 
Algunos equipos también ofrecen los pantalones como espacios publicitarios, generalmente la parte trasera.
 
Se permiten los pantalones interiores térmicos, pero estos deben ser del mismo color principal que los exteriores.

 
Las canilleras deben estar hechas de caucho, plástico o un material similar y «deberán ofrecer una protección adecuada».
 

 

Las medias deben cubrir completamente las canilleras y tener un color principal. Pueden llevar una vez en cada media el nombre del fabricante y de la asociación nacional o club deportivo.

Otros accesorios
 
Se permite usar guantes a todos los jugadores, pero los guardametas llevan normalmente guantes especialmente diseñados para la función que desempeñan en el campo.
 

 

Antes de los años 1970 no se acostumbraba ponerse guantes, pero ahora es extremadamente inusual ver a un guardameta sin ellos: en el partido de la Eurocopa 2004 entre Portugal e Inglaterra, el guardameta Ricardo Pereira atrajo muchos comentarios tras su decisión de quitarse los guantes durante la definición por penales.
 
Desde la década de 1980, se llevaron a cabo avances significativos en el diseño de guantes, los cuales ahora cuentan con protectores que previenen que los dedos se tuerzan hacia atrás, segmentaciones para permitir mayor flexibilidad y palmas hechas de materiales diseñados para proteger la mano del jugador y aumentar su agarre.
 
Los guantes se encuentran disponibles en una variedad de diseños, entre los que se encuentran los denominados flat palm, roll finger y negative cut, que varían en la costura y el ajuste.
 
Los guardametas también pueden llevar gorras para prevenir las molestias causadas por luces brillantes como el sol o las lámparas del estadio y que podrían afectar su actuación.
 
Los jugadores con problemas en la visión pueden usar gafas, siempre y cuando no exista el riesgo de que estas se caigan o se rompan y generen un peligro. Muchos jugadores con estos problemas optan por usar lentes de contacto, como el estadounidense Kasey Keller, pero a veces estos problemas oculares obligan a los jugadores a llevar lentes convencionales, como el francés William Gallas o el neerlandés Edgar Davids, quien sufre de glaucoma y necesitó un permiso de la FIFA para ponerse sus características antiparras.


 
 
También se permite usar ropas interiores, como camisetas o pantalones —que deben ser del color principal del equipamiento—, así como también bandas para sujetar el pelo, muñequeras, gorras y equipamiento protector moderno, como cascos, rodilleras, protectores de brazos, tobilleras, vendas y máscaras faciales, siempre y cuando estén confeccionados de materiales blandos y no representen un riesgo para quien lo porta u otros jugadores.
 
En la década de 1990 se extendió el uso de tiras nasales, hechas de plástico con un lado adhesivo que dilata las fosas nasales aumentando el flujo de aire en la respiración.
 
En algunos países como Argentina tuvieron un paso más bien fugaz, pero en otras ligas, como la estadounidense, incluso se acordó un proveedor oficial.
 
Un caso particular es el de las jugadoras musulmanas, quienes de acuerdo a las leyes islámicas de vestimenta femenina, no pueden exhibir su cuerpo a excepción de su cara y manos. A estas futbolistas se les permite llevar pantalones largos además del tradicional velo islámico.

Otros objetos que podrían dañar a los jugadores, como las joyas o los relojes, no están permitidos.


Colores y segunda equipación
 
Es normal que las normas de las competiciones especifiquen que todos los jugadores de un equipo en el campo deben llevar los mismos colores, aunque las reglas sólo declaran «Los dos equipos vestirán colores que los diferencien entre sí y también del árbitro y los árbitros asistentes».
 
En la eventualidad que en un partido ambos equipos normalmente jugarían con colores idénticos o similares, el equipo visitante debe cambiar a un color diferente.
 
Dado este requerimiento, habitualmente se refiere a la segunda opción de un equipo como «segunda equipación», «camiseta de visitante» o «camiseta alternativa», aunque no es raro, especialmente a un nivel internacional, que los equipos opten por usar su segunda equipación por algún otro motivo que los expuestos en las leyes.

Este fue el caso de la selección nacional inglesa, que lució una camiseta roja en la final de la Copa Mundial de Fútbol de 1966.
 
Muchos clubes profesionales también cuentan con una «tercera equipación» para ser usada en caso que tanto la primera y la segunda fuesen consideradas muy similares a las del oponente.
 
La mayoría de los clubes han retenido los mismos colores durante varias décadas[ y estos colores forman una parte integral de la cultura de los equipos.

Cada prenda del uniforme del equipo —con excepción del calzado— debe tener un máximo de cuatro colores, incluidos los usados para los números y letras. Un color debe resaltar significativamente sobre los demás, y en caso de camisetas a rayas o a cuadros, uno de los colores debe predominar en las demás prendas.

El color elegido para el uniforme alternativo debe contrastar claramente con el oficial. Los equipos que representan a países en competiciones internacionales generalmente optan por llevar los colores nacionales, al igual que otros equipos que representan a la misma nación en otros deportes.

Estos colores se basan generalmente en los de la bandera nacional, aunque hay excepciones, como por ejemplo la selección italiana, que usa el azul, dado que este fue el color de la Casa de Saboya o la selección alemana, que ostenta el blanco del Imperio alemán
 
 
NUMERO DE VISITAS 45075 visitantes (101158 clics a subpáginas)
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=