QuickMenu Save Document Mi título
Club de Fútbol Femenino Maritim - TECNICA DEL CONTROL
  PRESENTACION
  NOVEDADES DE LA WEB
  CONTENIDOS PARA USUARIOS
  REGISTRO
  USUARIOS
  EL CLUB - NOTICIAS
  INSTALACIONES
  RESULTADOS
  GALERIA DE IMAGENES
  REGLAMENTOS
  TECNICAS Y TRUCOS DEL FUTBOL
  HUMOR
  JUEGOS
  MUSICA DEPORTIVA
  WEB CAM VALENCIA
  LA LIGA
  RADIOS
  1064 RECETAS DE COCINA
  TACTICAS
  UTILIDADES PARA ESTUDIANTES
  UTILIDADES
  HOROSCOPO
  EL TIEMPO
  Encuestas
  CALENDARIO
  NOTICIAS DEL DIA
  BUSCADOR GOOGLE MARITIM
  MESSENGER WEB
  TECNICAS Y GUIA DE SUPERVIVENCIA
  VIDEOS DEL MARITIM
  VIDEOS DE PARTIDOS
  BIBLIOTECA
  CURSO DE ENTRENADOR
  ENLACES
  PPS
  GUIA DEL OCIO
  MITOLOGIA
  VIDEOS CURIOSOS DE FULTBOL FEMENINO
  TELEVISION
  MANTENIMIENTO DEL ORDENADOR
  CURSOS , TRUCOS Y TUTORIALES
  ENTRETENIMIENTO
  TEST
  CARTOGRAFIA
  AUTOESCUELA VIRTUAL
  MASAJES
  UNA HUERTA EN EL BALCON
  PLANTAS MEDICINALES

 

EL CONTROL



Piensa que en el fútbol actual el balón debe de circular con cierta potencia, por la rapidez con que se mueven los jugadores y debemos de hacer el control, a veces, entre contrarios  : y su falta de dominio nos creará más de un problema. Su dominio total se hace imprecindible en el fútbol actual.

Intenta comprender estos dos ejemplos:
Imagína que tiran unas llaves desde un quinto piso. Debes cogerlas con las manos, antes de que caigan al suelo ¿que movimientos haces con las manos? Levantarlas e intentar acompañar a las llaves en su caída, para que no choquen contra tus manos. Es decir, has intentado con las manos, igualar, casi, la velocidad de caída de las llaves, es decir, amortiguar.

Con el 2º ejemplo, te quedará todo, más claro.
¿Que sucede cuando un balón lo golpeas contra una pared? Sale rebotado. ¿No?
¿Y cuando lo hace contra una red? No. ¿Por qué? Porque la red amortigua el golpe ¿Como? Cediendo.

Los profesionales, fallan algunas veces, por la presión del partido, a pesar de, dominarlo.
¿Como se puede evitar, entonces, un mal control? Haciendo que el balón sea el que obligue al pié, a ceder. Esto se consigue dejando "muerta" la pierna y el pie, es decir, sin tension.

En balones aéreos y como solución de emergencia, evita que vaya al empeine y si a los dedos, los cuales tendrás que dejarlos como muertos, es decir, sin tensión.

 
Practica este ejercicio.El balón con la mano, échalo al aire (un poco más de la cabeza) y con el pie contrario, intenta acompañarlo en la caída. La pierna debe estar flexionada y la puntera, hacia ti.Cuando domines esa distancia, la doblas.

En balones rasos o a media altura, practica cediendo tú y cediendo el balón (tu pié) ¡Cuidado! Parece fácil pero tiene su dificultad, por eso, cuando lo domines a la perfección, lo harás igual que, Maradona, Ronaldinho y Nakata, en "videos" Todo es cuestión de mucha práctica, por eso se dice que, lo que no se entrena, no se juega.
 
Controlar el balón quiere decir tomar posesión de él. Un jugador gana la posesión cuando se coloca o alinea con el balón para así maniobrar con éste. Control de balón (de balones en tierra) y driblar es prácticamente lo mismo en términos de técnica. Es por esto que “driblar” también se refiere a correr controlando el balón. Ambos hacen referencia a mantener el balón en un espacio que sea accesible para el siguiente toque.

La diferencia es que cuando se controla, el jugador somete al balón a su posesión mientras que driblar se manipula al balón después de que ha sido sometido a su posesión.La habilidad de un jugador para controlar el balón es requerida cada vez que éste se prepara a recibirlo.

Recuerde, algunas veces un jugador puede distribuir o patear el balón al primer toque. Esto no es considerado control. Mucha gente malentiende la definición de “control de balón” o simplemente “control”. Cuando hablamos de “control del equipo” nos referimos a la habilidad global de un grupo de jugadores (equipo) para mantener la posesión del balón.

 
El “control del equipo” por consiguiente es una combinación de todas las habilidades que ayudan a nuestros jugadores a mantener y manipular el balón. Una lista de todas esas habilidades puede cubrir todos los aspectos del rendimiento como la técnica, aptitud, tácticas e inclusive la condición emocional.

Principios generales: Precisión, demoras y rompimiento Al maniobrar el balón por lo general lo expone al contrario o lo atrae. Comprender si uno tiene suficiente tiempo es importante – algunas veces un rápido pase a un toque o un disparo pueden crear mejores resultados.

Si hay una oportunidad tentadora para disparar o pasar es probablemente mejor sacrificar el control del balón. Si uno se encuentra con que se le acaba el tiempo (carente de opciones o está siendo marcado) eso es generalmente un signo de una pobre toma de decisiones o falta de observación (no debió haber tenido controlado el balón) o carencia de habilidades (no se debió haber tomado tanto tiempo en el control del balón).


 

Por otro lado – no hay nada malo en controlar el balón, siempre y cuando esto no interfiera (la técnica de control sea ejecutada rápida y precisamente) con nuestros intentos o situaciones (o las tácticas generales del equipo). No es correcto concluir que jugar a un toque es siempre más efectivo que conservar el balón, aunque parece que los más exitosos equipos de fútbol en la actualidad (Real Madrid 2002, Manchester United 1999) atacan manejando el balón con el menor número de toques posibles.

En la práctica, controlar el balón atrae a los oponentes hacia éste manipulando sus acciones. Por consiguiente, la situación debería indicar cuando usar el control y cuando jugar a un toque. No obstante, un jugador de alta calidad debe ser capaz de jugar conservando o no el balón. Por ejemplo, la habilidad de disparar en movimiento es una condición de un auténtico rematador y hacer pases rápidos de pared es una característica de buenos jugadores creativos.

Precision La ventaja técnica de usar el control es que (cuando se ejecuta apropiadamente) provee al jugador de balones bien ubicados lo cual mejora la precisión del siguiente toque. En ciertos balones, el uso del control es obligatorio pues las habilidades técnicas que uno tiene no son apropiadas para manejar la situación de otra manera.
 
El control requiere espacio y de cierta forma requiere de tiempo, lo cual causa la perdida de la posesión del balón cuando se está bajo una fuerte presión. Manejar el balón para tener confort es por consiguiente sólo aplicable si hay suficiente tiempo y espacio disponible para conservar o proteger el balón.

Demoras (invitar a la presión)Uno de los resultados de controlar el balón es la atracción de la presión del enemigo. Esto no es necesariamente un efecto negativo. Algunos jugadores pueden conservar intencionalmente el balón bajo su control sólo para invitar (y conducir) a la amenaza enemiga.

Los aleros posicionados a la distancia, podrían retener el balón simplemente para atraer al compacto grupo de defensores enemigos. Los jugadores avanzados (en particular los medio-campistas) usan el control para manipular la presión de los defensas. Al recibir el balón el jugador puede llevarlo al flanco izquierdo y tan pronto su marcador lo siga puede enviar un pase a la derecha.

Rompimiento (evitando la presión)El control puede ser utilizado para penetrar a través de la presión enemiga. El rompimiento, significa maniobrar con el balón para escapar de la amenaza del defensor oponente, ganando una colocación de ventaja ofensiva. Al contrario del control por demoras, el rompimiento es hecho para evitar la presión enemiga sin tener que atraerla.


 

No teniendo suficiente espacio o tiempo para controlar el balón (demasiados oponentes cercanos) es de vital preocupación para el jugador decidir cuando controlar o no el balón. Uno debe darse cuenta de la proximidad de los oponentes y situar el balón con el fin de escapar de sus acometidas o protegerlo para prevenirlos. Por ejemplo, si el balón ha sido dado a un jugador y hay un defensor a su derecha, el podría pasar el balón al lado opuesto. Si la situación es desfavorable (hay dos defensores a ambos lados), el jugador debe estar preparado para escaparse con control, hacer el pase o disparar el balón al primer toque.


Métodos de afianzamiento del balón
Hay tres usos generales de control – para manejar mejor el balón (toques sucesivos como disparos o pases), para desarmar la presión enemiga o para retrazar el juego y atraer al enemigo.

Detenerla por completo
Detener el balón por completo o “matarla” se utiliza cuando el jugador está planeando parar completamente, con el fin de demorar el flujo de juego o evaluar sus opciones. Esto no es recomendable si hay oponentes cercanos, a no ser que el balón sea pasado, movido o protegido de inmediato.

La detención completa también es adecuada para parar balones muy difíciles e incómodos, los cuales no pueden ser parados de otra manera. Cuando se usa este método de control, uno debe saber la posición del enemigo.

Tomar mucho tiempo para parar el balón puede ser peligroso si el enemigo está cerca, por lo tanto el jugador debe tener examinado el lanzamiento antes de controlarlo. Esto es especialmente importante si uno asecha al balón a espaldas del arco enemigo, pues esto generalmente podría limitar su visión de la presión enemiga.

Continuar con el balón Esta particular habilidad es usada cuando un jugador está dirigiéndose a una dirección específica y el balón viene a él desde un costado. Tal como parar el balón completamente, el continuar con el balón es otro método frecuentemente usado para el control. Técnicamente, continuar con el balón es ligeramente más exigente pero debe ser dominado por cualquier jugador de fútbol avanzado.

Buenas anticipaciones y coordinación serán necesarias para preparar el balón de tal manera que éste llegue al mismo punto que uno, en vez de patearlo sin rumbo y luego tratar de ir por él. Se debe permanecer tácticamente alerta parte del truco; si no hay espacio para dirigir el balón, no hay razón de controlarlo de esta forma. Por ejemplo, si uno está dirigiéndose hacia el defensor más próximo y le pasan en balón, debe cambiar la dirección en vez de continuar con éste. Continuar con el balón es una habilidad fundamental que todo jugador necesita desarrollar. Esto se usa prácticamente en cualquier lugar del campo por jugadores de todas las posiciones.

Los medio-campistas y demás jugadores que transportan el balón deben sentirse cómodos con esta habilidad. Técnicamente, está relacionado con driblar.Cambio de direcciónUsar el control para evadir la amenaza enemiga es un signo de un futbolista verdaderamente experto y maduro.
 
La buena visión y conciencia táctica se establece como el principio básico de esta habilidad. Detectando donde está localizado el enemigo más próximo o más precisamente detectando su destino (dirección), uno puede desarrollar un plan para superarlo. Al examinar el campo, el jugador que ejerce el control del balón puede encontrar un lugar vacío que este fuera del alcance enemigo. En el mejor de los casos uno puede encontrar bastantes lugares empezando de los “seguros” hasta los “riesgosos” y luego dirigir el balón en la forma más apropiada.
 
Algunas veces entre menos mejor - parar completamente puede fácilmente liberarnos de un defensa que corre al lado. Los jugadores avanzados usan astutas técnicas en donde el balón da una vuelta de 180 grados con un simple golpe o lo dejan pasar al defensa mientras ellos avanzan por el otro lado.


 

Realizar un movimiento de amague en vez de tocar el balón puede ser muy eficiente. Después de idear un esquema uno puede ejecutarlo mientras observa y responde a la reacción enemiga.Girar con el balónSi un jugador recibe el balón a espaldas del arco contrario, por lo general tendría que girar con el fin hacer un pase, disparar o driblar. Esto sucede frecuentemente con jugadores buscan constantemente tener conciencia de su propio arco.

El factor más importante para girar con el balón es la habilidad de manejar tiempos y espacios. Si un enemigo está llegando tras el jugador que recibe el balón, entonces no podrá girar sin poner en peligro la posición. Ya que esto requiere una buena percepción y visión, los jugadores frecuentemente se advierten entre sí diciendo “hombre atrás” ó “gira”.
 
La segunda cosa mas importante es el posicionamiento del compañero. Si el jugador que recibe el balón es un centro-delantero, entonces girar no le abriría líneas de pase, ya que todos sus compañeros de equipo estarían atrás. Estar conciente de la posición de uno en relación con su equipo es esencial al decidir si se gira con el balón o no.

Usar el cuerpo como protección
Si los enemigos están presionando cuando uno recibe el balón, la cosa más importante es no entrar en pánico. Usando la parte superior del cuerpo y sus pies, el jugar que recibe el balón puede acabar la presión. Girar la espalda de uno en dirección al enemigo genera una forma segura para llevar el balón. Para garantizar la contención del defensor, uno debe mantener su cuerpo entre el balón y el enemigo.
 
El pie (o cualquier parte del cuerpo) más apartado del oponente debería ser usado para controlar el balón. El otro pie (el más cercano al enemigo) debe estar ubicado como una barrera que podría bloquear su acometida.

Usar la mano de uno como protección es también de ayuda para mantener lejos la presión enemiga. De hecho, muchos profesionales superan a sus marcadores mientras simultáneamente aseguran la posesión.

La planeación previa es una clave para una protección efectiva. Uno debe siempre analizar el funcionamiento y detectar las amenazas enemigas prontamente.

Permanecer firme y estar preparado para corregir errores es la segunda clave. Si las cosas no funcionan uno debe tener un plan de respaldo que pueda asegurar una posesión segura (inclusive con el despeje).Fingir/AmagarSi el balón se está dirigiendo a una dirección deseable donde uno pueda tomarlo sin la intervención enemiga, pero presionado de cerca, no hay necesidad de parar el balón.

 
En vez de atraparlo y luego tratar de superar al oponente, uno podría amagar el control del balón con el fin de “congelar” al oponente, y simplemente correr. Un buen ejemplo de esto es cuando un jugador con mucha marca está de espaldas al arco enemigo. Le hacen un pase a este jugador marcado pero en vez de parar al balón, el lo deja pasar por entre sus piernas y corre haciendo un giro de 180 grados en torno a su marcador. Si se ejecuta apropiadamente (y no repetidamente) este truco podría frecuentemente dejar pasmado al defensor que marca. Una de las desventajas de fingir es que esto requiere espacio. El balón debe dirigirse a un área abierta fuera de la amenaza enemiga, en donde el jugador pueda recobrarla.

Otro factor es el peso (altura) del pase inicial.
Si el balón va demasiado rápido uno puede no ser capaz de girar lo suficientemente rápido para recuperarlo, si va muy lento el enemigo podría interceptarlo
 
NUMERO DE VISITAS 45845 visitantes (105129 clics a subpáginas)
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=